Mes: febrero 2016

Viaje a la inopia

18.EIVISSA

Hubo una vez un viaje que fue más mágico que geográfico, más místico que turístico.
Un viaje que vino sin avisar y se acabó sin terminar.

Fue como un río de vino;                                                                                                                        me embriagó tanto…

y después, se fue.

Ese viaje nunca tuvo billete de ida pero siempre estuvo de vuelta. Y sé que tengo la manía de empezar por el final, pero este viaje no tuvo que comenzar. Pero al final, nos quedamos más de la cuenta sin días de reserva.

Hubo un viaje…que dejó mi maleta maltrecha,el mapa desorientado, la brújula desordenada y las postales sin postdata.

Ese viaje nunca tuvo hospedaje, ni llenó el espacio de bagaje. El álbum de recuerdos los llenó de olvidos y los olvidos de distancia. Las presencias de ausencias, las preguntas sin respuesta y las respuestas se llenaron dudas.

Ese viaje tenía sabor a café; a veces amargo, a veces dulce pero siempre fuerte. Y con aroma a exigencia, con mucha demanda y poca oferta.

Fue un viaje más sarcástico que fantástico, donde la única verdad eran las mentiras.

No sé donde me llevó pero sí sé donde me dejó, que al infinito no llegó y que la cruel realidad se asomó.

Nada fue más útil que decir adiós y no dejar a este viaje con propinas, no fuera a ser que construyéramos unas ruinas.

Me conformo con que ese viaje no vuelva, que el mundo es demasiado grande para un viaje tan estrecho.

Y por si se muere de amor el viaje, que viva la libertad. 

…hubo un viaje.

Anuncios

Él, Camino de Santiago

Ya no recuerdo cuando fue el día que tomé la decisión, no recuerdo el día que me dije “basta de decirte que algún día lo harás…y ¡hazlo!.  Ahora sólo recuerdo las pequeñas decisiones que iba tomando; comprar una mochila, decidir el día y el lugar de partida y anunciar a todos mis amigos y amigas, familiares, vecinos, compañeras de la universidad… que me iba, sí, ¡¡¡¡me iba hacer el Camino de Santiago!!!!

2014-08-20 09.45.36-1
Todos eligen su camino y yo elegí el Camino de Santiago

Poco a poco fui llenando mi libreta de cosas que tenía que tener en cuenta, la ropa que debía llevar, el peso que debía soportar, los km que debía hacer, las etapas donde debía finalizar, el botiquín que debía transportar […]

Llené tanto esa libreta como de ilusión llené mi mochila. 

Martin Luther King dijo en una ocasión “Da tu primer paso con fe, no es necesario que veas toda la escalera completa, sólo da tu primer paso”. Y obedeciendo estas palabras un 19 de agosto del 2014 di el primer paso a lo que iba a ser una de mis mayores aventuras.

Y como esto no será las crónicas de un viaje que fue, sino las emociones y sensaciones que tuve, os contaré que, las dudas se convirtieron en certezas y que los miedos se transformaron en fuerza.  Aprendí que en el Camino los problemas pesan menos que la mochila. Y que una mano desconocida puede convertirse en una mano amiga. Que lo desconocido puede volverse conocido y que la realidad se volvió una ilusión. Que en tu bolsa puede caber tu vida y que la vida puede ser sencilla.

Que terminar también quiere decir querer volver a empezar

2014-08-20 12.34.56
“Nuestras maletas maltrechas estaban apiladas en la acera nuevamente; teníamos mucho por recorrer. Pero no importa, el camino es la vida”. Jack Kerouac

A continuación haré un listado de “Los imprescindibles del Camino”

  • Imprescindible dejar el miedo y las dudas en casa
  • Llenar la mochila de ilusión
  • Dejarse perder para encontrarse
  • Y encontrarse para volver

Cuestiones prácticas

  • Llevar una botella de agua, siempre, y a falta de ésta, beber vino, vino y más vino. Amigos, amigas, ¡el vino aligera el camino….!
  • Que nunca falten energías y proteínas, frutos secos por ejemplo. Pero si de gastronomía “hablamos” que no falte, nunca, jamás, ni se os ocurra hacer el Camino (por tierras gallegas) y no probar el pulpo! (que os maldigan por pecadores si no lo hacéis! ;P)
  • Y más práctico que recomendar que bebáis vino y comáis pulpo…la verdad que no se me ocurre nada mejor

Mi viaje que transcurrió a lo largo de 15 días se resumen en… ¿cuándo vuelvo?

Y para finalizar este post os dejo el mensaje que la hermana de una amiga peregrina nos transmitió al finalizar nuestro trayecto.

“La vida esta llena de dualidades…como ahora que estás enfrente de la alegría por llegar y la tristeza por acabar. Y cierto es, que la vida son etapas y estas lágrimas derramadas(más las que quedan) no son más que el resultado de cada una de las alegrías y experiencias vividas.
Sin toda esta alegría, si el camino no te hubiera aportado tanta felicidad y bienestar ahora no habría nada por lo que llorar.
De manera que en realidad estas lágrimas también son algo hermoso.

Y piensa, no todo lo que parece un final siempre es un final. Pero sea como sea, siempre te acompañará el recuerdo y el aprendizaje de esta experiencia y de todas las personas con las que lo has compartido.
De manera que lo mires como lo mires solo has salido ganando.”

IMG-20160116-WA0000
El cansancio se va despacio pero en compañía eso lo teñía 

En la vida hay dos caminos. Uno es el que buscas y otro es el que encuentras. El que encuentras son interrogantes y el que buscas son respuestas.

-Anónimo